Cómo tratar a los empleados según su personalidad

En la mayoría de las compañías, los empleados pueden ser clasificados por dos tipos de personalidad: los extrovertidos, a quienes se les facilitan las interacciones sociales, y los introvertidos, quienes disfrutan pasar tiempo en solitario.

¿Cómo saber qué empleado tiene qué personalidad? Podrás deducirlo al observarlos en acción. La persona que constantemente está buscando a los demás para hablar y puede sacar conversación hasta en la máquina de café o que sugiere hacer sesiones de lluvias de ideas para resolver un problema probablemente sea un extrovertido. Mientras tanto, la que se mantiene en un rincón tomando notas suele ser introvertida.

Aunque los empleados varíen de acuerdo a sus fortalezas y preferencias, te decimos cómo puedes manejar a las dos personalidades para conseguir su mejor rendimiento.

Empleados introvertidos

1. Dales tiempo para pensar

Los empleados introvertidos suelen trabajar mejor cuando tienen tiempo suficiente para pensar en ideas o temas por adelantado, por lo que crear una agenda es una buena forma de incentivar su participación.

2. Dales espacio

Tener demasiado estímulo externo puede ser sofocante para ellos. Si no es posible que trabajen en una oficina cerrada, al menos asígnales un espacio tranquilo donde puedan refugiarse de vez en vez.

3. Planea reuniones tempranas

Debido a que los introvertidos suelen tener más energía en la mañana, intenta que las reuniones importantes sean a las primeras horas. En esos momentos aún no están cansados de tratar con gente. Si no puedes hacerlo, dales tiempo de planear y pensar antes de la junta.

4. Siéntete cómodo con el silencio

Cuando converses con los introvertidos, dales tiempo para responder y hazles preguntas. No le temas al silencio y no intentes cubrir todo momento con conversación. Evita que tú y el resto del equipo los interrumpan.

5. Busca su retroalimentación

Obtén respuestas e información de los introvertidos en formas que los hagan sentir cómodos. En lugar de esperar que tengan discusiones espontáneas sobre proyectos, búscalos de uno en uno. En las reuniones pide específicamente su opinión y dales la oportunidad de expresarse.

Empleados extrovertidos

1. Asigna trabajo en equipo

Los extrovertidos suelen desempeñarse bien en acciones de creatividad grupal. Sesiones de lluvia de ideas y otros métodos parecidos donde se reúne gente para pensar y resolver problemas son buenos ambientes para gente con esta personalidad. Ojo: evita que dominen las discusiones.

2. Déjalos expresarse

Los extrovertidos deben hablar para desarrollar su pensamiento. Para conseguir las mejores ideas de ellos, crea oportunidades donde puedan expresarse y discutir soluciones e ideas, dar retroalimentación y evaluar información.

3. Dales pistas corporales

Los extrovertidos también responden bien a las pistas no verbales y son buenos leyendo el lenguaje corporal. Cuando sostengas conversaciones con ellos, toma en cuenta tus expresiones faciales, tono de voz y otras formas de lenguaje corporal para dar a entender el mensaje que quieres.

4. Entiende su energía

Los extrovertidos típicamente necesitan más energía si han estado solos por un tiempo. Así que agendar las reuniones después de que la persona estuvo trabajando en un reporte o cuando ha pasado todo el día sentado es un buen momento para conseguir que se re energicen y compartan buenas ideas.

5. Permíteles interactuar con otras personas

Los extrovertidos suelen ser más hábiles en trabajos donde interactúen en persona con los clientes, asistan a conferencias o estén en ambientes donde hay mucha gente. Propicia este tipo de actividades.

 

Fuente: Entrepreneur

Mercado Laboral, importante crecimiento del entretenimiento y los medios de comunicación

El mercado laboral está viendo como los modelos de negocio se están reinventando hacia el mundo online. De esta manera el entretenimiento y los medios de comunicación se están viendo modificados con la llegada de la digitalización, lo que trae consigo una importante demanda de nuevos profesionales.

 

En cifras, podemos decir que este mercado crecerá un 2,9 % hasta 2020 en nuestro país (alcanzando los 24.956 millones de euros), y que serán la televisión y la publicidad online las principales causantes. Unos datos que se desprenden del informe Entertainment and Media Outlook 2016-2020. 

 

Un crecimiento que llevará consigo un aumento de en la demanda de un nuevo perfil de profesionales. Y es que la transformación digital crea una necesidad de nuevos especialistas en el mercado laboral que conozcan y manejen las tecnologías emergentes. Trabajadores innovadores, con alto grado de compromiso, pensamiento estratégico y proactivos.

 

Algunos de los puestos más demandados en el mercado laboral actual 

 

En base a lo comentado en el primer punto, esta revolución de las nuevas tecnologías y la digitalización han venido a modificar el mercado laboral. Y, por lo tanto, han surgido también nuevos perfiles profesionales; entre los más demandados encontramos

 

1. Digital Marketing Manager: a grandes rasgos será el responsable de toda la estrategia online de la compañía. De esta manera deberá diseñar, lanzar y mantener las acciones en web y tiendas online, redes sociales, buscadores, los blogs, etc.

 

Ellos son quienes definen y gestionan los planes de Marketing online y deben asignar funciones y presupuestos entre las distintas áreas o departamentos. Pero además, tendrá que aprobar y supervisar todas las campañas que la compañía lleve a cabo.

 

Se trata de un nuevo perfil profesional que ha llegado para quedarse en el mercado laboral y que está sustituyendo al tradicional director de Marketing.

 

2. Brand Manager. Un perfil profesional bastante especializado y es que es el responsable de la gestión estratégica de la marca. Él es quien gestionará el lanzamiento y la posición de la misma en el mercado. Quien tomará las distintas decisiones para conseguir elevar la reputación y grado de conocimiento de los productos en el mercado.

 

Hablamos de un tipo de profesional que debe conocer al máximo el mercado y la comunicación.

 

3. Especialista en Branded Content: un perfil más específico que viene a sustituir al ya conocido copyrighted. Y es que en este caso se añadirá la tarea de conseguir elevar el engagement entre marca consumidor a través del contenido. Para lo que lanzará diversas estrategias online: artículos, eventos, campañas, concursos, etc.

 

Fuente: Blogderecursoshumanos.es

5 pasos para convertir el fracaso en triunfo

Cuando Steve Blank apareció en la portada de la revista Wired hace nueve años, se esperaba que su empresa de aquel entonces, Rocket Science Game, revolucionara la industria de los videojuegos. Y no dejaba que el escepticismo y las críticas le afectaran. “Creía que era un genio”, dice Blank. Tres meses después, cuando llamó a su madre para decirle que estaba a punto de perder USD$35 millones, ya no se sentía tan genio.

 

“Tuve que tomar muchas decisiones, incluyendo la de tener que renunciar”, afirma. “Aprender de aquel fracaso fue una de las mejores experiencias de mi vida”. Y sí que aprendió. En 1996, Blank fundó la startup E.piphany, que consiguió USD$1,000 millones en inversión.

 

De acuerdo a Blank, en los últimos 10 años la cultura emprendedora se ha convertido en ‘amiga’ del fracaso. Emprendedores seriales en el Silicon Valley pasan de un negocio fallido al siguiente, y empresarios multimillonarios como Richard Branson expone sus fracasos tanto como sus éxitos. Aun así, “a nadie le gusta fracasar”, dice Blank. “Estamos hechos para el éxito”.

 

¿Pero y si realmente pudieras usar el fracaso como un escalón para tener éxito? Te compartimos cinco claves para lograrlo:

 

1. Llama al fracaso de otra manera
¿Cuándo fue la última vez que alguien fue contratado para una posición importante sin experiencia? Para los emprendedores seriales, “experiencia” es otra palabra para decir “fracaso”, según Blank. Al etiquetar un esfuerzo fallido como una oportunidad para aprender, lo estás poniendo bajo una luz positiva que te permite añadir credibilidad como emprendedor.

2. Usa el fracaso como un escalón
Con cada fracaso, identifica lo que sabes que hiciste mal y sé consciente de ello para no repetir tus mismos errores. Esto te llevará un paso más cerca del éxito, dice Steve Siebold, consultor que trabaja con emprendedores para crear pensamiento crítico.

 

“Nunca he escuchado a un empresario millonario diciendo que acertó a la primera”, dice Siebold. “Conforme más grandes son, comúnmente, más han fallado”.

 

3. No fracases solo
A la mayoría de los emprendedores les gusta iniciar su aventura en soledad. Pero si cometes un error tú solo, también será más difícil determinar qué salió mal. Tener un socio al que respetes y en quien confíes puede convertir cada fracaso en una oportunidad para colaborar. “Un buen socio puede ayudarte a determinar qué no hacer la siguiente vez”, dice Karl Baehr, director de la universidad enfocada en el emprendedurismo, Emerson College.

 

4. No escondas tus fracasos
En primer lugar, siéntete orgulloso de haber sido lo suficientemente valiente para tomar el riesgo. Al ser abierto sobre tus errores, te abres a aprender de los demás.

 

El mentor de Baehr, Walter Hailey, dueño de una aseguradora, tomaba un paseo diario a las cinco de la mañana con un grupo de amigos cercanos para hablar de ideas, éxitos y fracasos. “Para cuando regresaban a sus casas, tenían la solución”, dice Baehr. “Tenían un plan para resto del día”.

 

5. Redefine lo que quieres
Cambia el enfoque y la razón por los que iniciaste el negocio. “Revisa tus motivadores emocionales. Recuerda que somos creaturas emocionales y que la lógica no nos motiva”, afirma Siebold, quien lanzó cinco negocios fallidos seguidos antes de crear su firma consultora actual. Para Siebold, su motivador era llegar a ser millonario un día, meta que alcanzó a los 31 años. “Debes estar claro en lo que quieres”, dice. “La pregunta debe ser: ¿Qué tanto lo quieres”.

Fuente: Entrepreneur

 

¿Por qué se escapa el talento de mi empresa?

1.No reconocer el talento

El hecho de reconocer el talento es un punto clave en la retención del mismo. Más si cabe cuando hablamos de los trabajadores más jóvenes o los pertenecientes a las generaciones Millennials y Z, pero en general a cualquier persona le gusta ser reconocida. Y el hecho de no hacerlo puede llevar a que se sientan frustrados.

 

De esta manera, desde los departamentos de Recursos Humanos debemos buscar programas y otras maneras de reconocer el trabajo de nuestros empleados. Motivarlos y conseguir que se sientan de alguna manera “queridos” dentro de la organización.

 

En este punto, también es importante conseguir que los trabajadores desempeñen una función acorde con sus habilidades dentro de la empresa. Un trabajo estimulante y en el que se sientan bien, que se adapta a sus características personales y conocimientos.

 

2. No ofrecer oportunidades para ascender dentro de la empresa

Si no ofrecemos oportunidades para ascender y seguir progresando dentro de la empresa, nuestros empleados se sentirán frustrados y con un techo de cristal en sus cabezas. De esta manera la fuga de talento puede ser enorme.

Así, debemos crear programas de formación continuada, y trabajar las oportunidades para progresar en la carrera profesional, dándoles la importancia que se merecen dentro de la organización.

 

3. Recursos Humanos: olvidarnos de la flexibilidad laboral

Si somos totalmente rígidos en las jornadas laborales, de nada valdrá todo lo anteriormente dicho. Y es que cada vez los trabajadores dan más importancia a la flexibilidad horaria como única manera de poder conciliar con su vida familiar. O simplemente como mecanismo de escape de una vida en constante movimiento.

 

Se trata de flexibilizar horarios, de ampliar los horarios de entrada y salida, de confiar en los trabajadores y fijarse más en la producción y productividad que en las largas jornadas laborales.

 

El hecho de ofrecer la posibilidad de trabajar algún día desde casa también nos ayudará en nuestro propósito para retener talento.

 

4. Salarios poco atractivos y falta de incentivos

Por último, los departamentos de Recursos Humanos, deberán trabajar en pro de mejorar los salarios de la organización y en generar programas de incentivos para que los empleados se sientan correspondidos. Y aumenten su productividad sabiendo que sus salarios aumentarán también. Hablamos de una fantástica manera de mejorar la motivación dentro de la organización.

 

Fuente: Blogderecursoshumanos.es

77 por ciento de las empresas darán beneficios a panameños durante el mundial

A pesar de que el fútbol históricamente se vive de manera intensa en el país, en esta ocasión la selección nacional tendrá un papel dentro del juego, lo que revaloriza el sentimiento de orgullo nacional y por ende genera una expectativa del colaborador, sobre la oportunidad de ver jugar por primera vez al equipo en tan importante torneo.

 

Un estudio realizado por Mercer Marsh Beneficios indica que el 77%  de las empresas en Panamá contemplan dar beneficios a sus trabajadores durante el mundial. El estudio, recopila la prevalencia de beneficios relacionados con el lugar de trabajo y de flexibilidad de tiempo que las empresas de 5 países en la región (Panamá, Argentina, Uruguay, Colombia y Perú)

 

Los líderes de Recursos Humanos consideran que para sus empleados, el salario y los beneficios monetarios no son las únicas variables de interés para sentirse atraídos y retenidos en una empresa; los beneficios relacionados con balance vida/trabajo, flexibilidad de tiempo, beneficios en el lugar de trabajo y temas de recreación y diversión, son pieza fundamental de la propuesta de valor al empleado.

 

Entre los beneficios en el lugar de trabajo: el 96% de las empresas en Panamá habilitarán televisores durante los partidos de la selección para sus colaboradores, el 75% de las organizaciones encuestadas permitirán que sus empleados asistan a trabajar con la camiseta de la selección el día del partido.

 

En tanto, el 13% de las firmas tienen estipulado organizar una celebración posterior a la jornada laboral en caso de que la selección gane el partido del día.

 

Fuente: LaPrensa

7 pasos para contratar a los mejores empleados

Se acerca el cierre de la primera mitad del año y con ello, se consolidan los grandes planes para hacer del 2018 los mejores 12 meses de tu negocio. Tu planeación, sin duda, se deberá enfocar en términos de administración, ventas, operación y algo muy importante, en el talento humano que tu empresa requiere.

 

Si entre tus objetivos está contratar personal y no sabes por dónde empezar, a continuación te presentamos siete pasos a seguir:

 

1. Revisa tus finanzas para saber si tu empresa está en posibilidades de buscar un nuevo empleado. Si no tienes el capital suficiente, piensa que un buen empleado puede ser una buena inversión para aumentar tus ventas y así, su integración, será más que justificada.

 

2. Haz una evaluación de las áreas dentro de tu empresa que requieren más apoyo o de las actividades o tareas que están consumiendo tiempo excesivo de alguien y si esta persona podría ayudar a la productividad en los procesos.

 

3. Realiza una sesión de grupo con las personas o áreas que se pueden beneficiar de la contratación de una persona. Analicen qué tipo de perfil necesitan, no necesariamente en cuanto a estudios y experiencia, sino con base en competencias, por ejemplo, liderazgo, trabajo en equipo, organización, habilidades en idiomas, tecnología, etc.

 

4. Haz una descripción del puesto de trabajo que quieres cubrir. Ejemplo: Licenciado en Diseño Gráfico para prácticas profesionales, con buena presentación, capacidad de trabajo en equipo y resolución de problemas.

 

5. Revisa las opciones para publicar tu vacante laboral. De acuerdo al estudio de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), las bolsas de trabajo en línea son utilizadas por el mayor número de internautas para buscar trabajo porque reducen el proceso de reclutamiento y selección, tienen mayor visibilidad y alcance y mantienen la seguridad de la información. Además, éstas ofrecen planes accesibles para negocios de todos tamaños.

 

6. Aprovecha las herramientas tecnológicas que te ofrecen las bolsas de trabajo en línea. Las más grandes ofrecen evaluación por competencias de las personas que se postulen a tu vacante, así podrás seleccionar y/o pre-filtrar a los candidatos potenciales de acuerdo al nivel de compatibilidad entre su perfil y el requerido para el puesto.

 

7. Publica tu vacante en el medio que hayas seleccionado y comienza el proceso de entrevistas para seleccionar a tu nuevo empleado.

 

Recuerda que las personas son el capital más importante en tu empresa, por lo que debes dedicarle tiempo y esfuerzo al proceso de contratación de nuevos empleados.

 

Fuente: Entrepreneur

5 tips para aprender a delegar en tu equipo

Muchas veces nos cuesta confiar en nuestro equipo, compartir algunas de nuestras tareas y nos echamos todo a nuestra espalda. Ya sea porque pensamos que nosotros lo haremos mejor, o simplemente por inercia. Lo cierto es que es súper importante aprender a delegar.

 

Confiar en el equipo de trabajo y saber que cualquier miembro hará las tareas igual o mejor que nosotros, reconocer que no somos imprescindibles, conseguirá crear un mejor ambiente laboral y nos dejará respirar de vez en cuando. Sin vivir estresados y con mil cosas en la cabeza.

 

Así, en este artículo queremos ayudarte a conseguirlo y te dejamos 5 consejos que creemos te ayudarán aa aprender a delegar en tu equipo:

 

1º Consigue el mejor equipo de trabajo

En el que confíes y formado por las personas más capacitadas; con formación y experiencia en los quehaceres diarios. Un equipo en de personas responsables que sepas que nunca te van a fallar.

Eso sí, para conseguirlo, deberás establecer a la perfección los objetivos y parámetros antes de comenzar con cualquier proceso.

 

2º Aprender a delegar: la importancia de la información

Si quieres poder delegar tareas en otros miembros del equipo, debes ser consciente de la importancia de la información. No se trata de explicar la tarea simplemente, sino de contar todo lo que hay detrás.

No limites tus explicaciones, ya que cuanta más información tengas, más capacitados estarán para realizar las tareas. Cuéntales antecedentes, dales datos, infórmales sobre los objetivos, etc.

 

3º Consigue que se sientan involucrados en la empresa

Está bien que aprendas a delegar en tu equipo, pero también deberás conseguir que todos los miembros se sientan involucrados en la empresa. No se trata simplemente de quitarte un peso de encima a ti; sino que tendrás que conseguir que se sientan parte de cada tarea que les encomiendes.

 

4º Revisa su trabajo con ellos

Hazles saber que estás ahí, a su lado apoyándolos, y que si necesitan algo de ti, encontrarán rápidamente tu apoyo.

Por eso, puedes establecer fechas para revisar los proyectos, ir ofreciendo apoyo cada cierto tiempo y ofrecer retroalimentación.

 

5º Ofrece reconocimiento

Si quieres ser un buen líder, y conseguir que tu equipo de trabajo se sienta motivado, debes reconocer su trabajo. Felicitarlos, o hacerles saber que te sientes satisfecho con lo que han hecho.

 

Fuente: blogderecursoshumanos.es

Claves para ser un mejor líder

En 2008, Google comenzó a conducir un estudio llamado “Project Oxygen”, un proyecto que continúa a día de hoy. Mediante el análisis de información, se concluyó que los mejores líderes tienen en común 10 comportamientos que les permiten operar con productividad, eficiencia y creatividad. Este tema resulta muy interesante, pero también se puede resumir en menos comportamientos, pero quizás comportamientos que son absolutamente fundamentales a la hora de realizar un liderazgo que deje huella:

 

Inteligencia emocional

No es la primera vez que hablamos sobre la inteligencia emocional, pero es simplemente la habilidad de poder ponerte en contacto con tus emociones. Saber identificar tus emociones y las emociones de los demás, esto es el mayor indicativo de que cuentes con una inteligencia emocional. Un alto nivel de inteligencia emocional es fundamental para un liderazgo de éxito. Si la cultura es emocional, seguramente consigas metas y reacciones por parte de tus empleados, metas más profundas que aquellas que se limitan a las laborales. Entenderás de forma más clara cómo opera la gente y las razones por las cuales operan de una forma u otra dependiendo de la situación. Además, los procesos de toma de decisiones serán más sencillos, ya que la comunicación será fácil y clara.

 

Habilidades para enseñar

Ser capaz de transmitir conocimientos con éxito es un paso fundamental a la hora de ejercer un liderazgo de forma exitosa. El éxito no se basa en la capacidad de transmitir estos conocimientos e integrarlos en los demás, sino en la capacidad de sacar lo mejor de los demás. Es importante poder ser capaz de guiar a tus empleados, ser su luz al final del túnel. Para todo esto, es importante saber escuchar. Es una de las formas más importantes a la hora de crear relaciones basadas en la confianza mutua.

 

Capacidad de toma de decisiones

Una de las situaciones más complicadas en las que se ve envuelto un líder, es la toma de decisiones cuando no hay tiempo. La presión siempre suele jugar en nuestra contra, por ello es importante que un buen líder sepa actuar a pesar de ella. Es importante que pueda ver las situaciones con claridad, sin llevárselas a lo personal, confiando en su propio juicio.

 

No eres tan buen jefe como crees (pero podrías serlo)

Como jefe o gerente de área, puedes creer que estás haciendo un gran trabajo liderando a tus empleados. La realidad es que lo más probables es que estés haciendo algunos de los errores más comunes que terminan dañando a la compañía más de lo que te imaginas. La buena noticia es que si te das cuenta a tiempo puedes corregir el camino.

 

Aquí te presentamos 4 señales de que eres la fuente de los problemas actuales en tu empresa y formas para volver al camino correcto.

 

1. Determinas la cultura laboral

Según una encuesta realizada por Gallup, para que un empleado se sienta satisfecho con su trabajo la cultura laboral es mucho más importante que su sueldo. Siendo así las cosas, lo natural sería pensar que los jefes deberían estar involucrados de manera activa en la cultura laboral, ¿cierto? Esto es correcto, sin embargo, como la cultura laboral se desarrolla conforme crece la compañía y ésta incluye a todas las personas que laboran ahí, las decisiones que se tomen al respecto de los valores culturales deben ser votadas por la mayoría de los empleados en lugar de ser dictadas por la minoría (los jefes).

 

Aunque es un hecho que elementos de tu conducta influyen en la cultura laboral hasta cierto punto, creer que tú representas la cultura de la empresa es un error.

 

¿Cómo arreglarlo? En lugar de tratar de formar una cultura laboral alrededor de tus ideas, pasa la responsabilidad a tus empleados y escucha lo que tienen que decir al respecto.

 

Aquí algunas otras cosas que puedes hacer para tener el acercamiento correcto a la cultura laboral:

 

-Analiza la cultura laboral existente.

-Participa en las discusiones sobre los valores de la empresa.

-Comunícate a través de tu comportamiento y no sólo de tus palabras.

-Separa los elementos que pueden estar amenazando la armonía laboral de esos que contribuyen a su crecimiento y analiza ambos para tomar las decisiones pertinentes después.

 

2. Te involucras en procesos lentos de toma de decisiones

Ya sea por la volatilidad de los mercados emergentes, los cambios impredecibles en los mercados de capital o las posibles recesiones, el ambiente económico actual ha dado pie a un temor justificado ante la necesidad de hacer cosas. Este miedo puede afectar profundamente el proceso de toma de decisiones a nivel gerencial. Los jefes pueden llevarse más tiempo para tomar decisiones relativamente fáciles. Cuando esto pasa, el flujo de trabajo se ve estancado y esto frustra a todo el equipo.

 

¿Cómo arreglarlo? Para hablar sobre tu proceso de toma de decisiones necesitas determinar las causas del tiempo que te está tomando. Según una investigación de la CEB, tener mucha información es una de las principales razones por las que los procesos se ven ralentizados en las organizaciones.

 

Aquí algunas prácticas comunes en el trabajo que pudieran parecer sensibles, pero que en realidad no lo son si estás tratando de avanzar:

 

-Compras en consenso. Las decisiones de compras grandes se han vuelto muy colaborativas. El estudio de la CEB dice que se consulta en promedio a 5 personas antes de hacer una compra, lo que resulta en una decisión no tomada en 31 por ciento de los casos.

-Comité de reclutamiento. Entre más personas tengas que consultar para tomar una decisión, más lento se hará el proceso para contratar a alguien. En consecuencia, esa vacante que tienes seguirá sin llenarse más tiempo. Según las investigaciones, los reclutadores se tardan hasta 5 semanas más en llenar una posición de lo que se tardaban hace cinco años, un incremento del 62 por ciento.

Descubre qué es lo que está alentando tus procesos y analiza si se justifica. Si no, encuentra una forma más efectiva de tomar decisiones importantes.

 

3. Implementas juntas ejecutivas en un ambiente de secretismo

Además de mejorar la comunicación y colaboración, las reuniones periódicas entre los empleados ayuda a hacerlos sentir parte de la empresa. Los empleados suelen confiar en sus jefes cuando éstos son transparentes en los temas de la organización. Como dijo Hemingway, “La mejor forma de averiguar si puedes confiar en alguien es confiando en él.” Si no crees que puedas confiarle a tus empleados información importante sobre la situación actual de la empresa, lo más probable es que empiecen a sospechar de tus reuniones secretas lo que derivará en la erosión de la confianza en la empresa en general.

 

¿Cómo arreglarlo? Gánate la confianza de tus empleados. Para ganarte la confianza perdida necesitas ser tan transparente como sea posible. Puede que esto te parezca difícil si no asistes a las reuniones periódicas de tu personal, en las que deberías estar recibiendo y dando retroalimentación y guía.

 

4. Recortas los beneficios de tus empleados

Cuando necesitas recortar costos, deshacerte de los beneficios que tienen tus empleados puede parecer una forma fácil de solucionar el problema. Pero si lo haces, sobre todo de manera indirecta, ¿qué logras?

 

Puede parecer tonto, pero los jefes suelen empezar por deshacerse de cosas pequeñas, como el café gratis o las bebidas. Pero creo que eso no debe minimizar demasiado sus costos, y el efecto negativo que tiene en el personal es impresionante.

 

¿Cómo arreglarlo? Sé transparente. Si necesitas recortar beneficios de tus empleados, avísales de la situación y explícales los motivos que te llevan a hacerlo. Te sorprenderá lo dispuestos que están a ayudarte. Si no los haces parte del proceso, esa máquina de café sin café podría ser la razón de que tu gente pierda la moral o la confianza en la empresa.

 

Es mucho más fácil ver cuando alguien más está cometiendo un error que darnos cuenta cuando los hacemos nosotros. Si demuestras tu habilidad para reconocer tus errores y reflexionar sobre tu liderazgo antes de tomar decisiones, brillarás como jefe. Las señales anteriores de mal liderazgo y las formas de solucionarlo son sólo algunos tips y soluciones administrativas que puedes poner en práctica para mejorar tu percepción como jefe. Pero si las aplicas de corazón te ayudarán a convertiste en un mejor líder.

 

Fuente: Entrepreneur

7 tips para fijar metas en tu equipo

Los empleados tienen un enorme impacto en el éxito de todo negocio. Si hacen un trabajo increíble, el negocio avanza; por el contrario, si los empleados se desempeñan mediocremente, el negocio se estanca.

¿Pero cómo puedes saber si tu equipo está teniendo o no un buen desempeño? La respuesta es bastante sencilla: estableciendo metas y métricas para cada empleado. Al fijar objetivos, tu personal sabe por qué trabajar y hacia dónde ir. Y al medir su desempeño en cuanto al cumplimiento de esos objetivos, tú y ellos sabrán si van por buen camino.

Establecer metas y métricas no siempre es fácil. Te compartimos algunos útiles consejos:

 

1. Haz que los empleados establezcan sus metas y revísalas

Es mucho más motivante para los empleados el hecho de fijar sus propios objetivos, en lugar de simplemente dictárselos. Así que pídeles que establezcan sus metas, evalúalas y apruébalas o modifícalas cuando sea necesario.

 

2. Asegúrate que las metas estén dentro del control de tus empleados

Debes asegurarte que cada miembro de tu equipo mantenga el control sobre la posibilidad de lograr o no sus metas.  No fijes cosas que no puedan cumplir, ya sea por falta de recursos, porque estén fuera de su alcance o dependan de un tercero y de la situación del mercado.

 

3. Asegúrate que las metas sean medibles

Como mínimo, tus empleados deben establecer metas mensualmente, aunque podrías considerar hacerlo en un periodo semanal e incluso diariamente. Lo que es esencial es que la meta esté atada a un periodo específico de tiempo.

De forma similar, estas metas deben ser medibles con métodos claros y predeterminados. De no ser así, ni tú ni tu equipo sabrán si se han cumplido, lo que puede afectar su motivación y disminuir la moral.

 

4. Establece metas grandes y pequeñas

Los empleados necesitan establecer tanto metas grandes, destinadas a alcanzarse en el largo plazo y que identifiquen lo que desean cumplir en el futuro, como metas más pequeñas que puedan conseguirse en poco tiempo y que signifiquen pasos para llegar a las grandes.

Por ejemplo, un vendedor podría fijarse la meta de lograr $100,000 en ventas mensuales. Para alcanzarla, podría establecer otras que le permitan obtenerlo como realizar 100 llamadas diarias a nuevos prospectos, 25 a clientes pasados y generar 20 propuestas nuevas.

Al definir y monitorear estas metas más alcanzables, los empleados mantienen un mayor enfoque en su trabajo y son más productivos.

 

5. Impulsa el reconocimiento grupal

Reúnete con tu equipo en una junta grupal al inicio de cada mes. En esta reunión, cada miembro del equipo debe exponer las metas que alcanzó el mes pasado, cuál fue su desempeño y cuáles son sus metas para el próximo mes.

Esta clase de juntas ofrecen una retroalimentación y colaboración positivas, que sirven para que los miembros del equipo mejoren su desempeño en aras de obtener la satisfacción de compartirlo con el resto del equipo.

 

6. Permite que los empleados vean resultados en tiempo real

Tus trabajadores deben ser capaces de ver resultados en sus metas al menos diariamente. Hacer esto les permite entender cómo están progresando y qué cambios deben realizar para conseguir los objetivos a largo plazo.

No hacerlo sería similar a no decirle a un atleta el marcador sino hasta que termine el partido. En cambio, hacerlo les dará una oportunidad de modificar su estrategia y desempeño según si van perdiendo o ganando.

 

7. Define metas creativamente cuando sea necesario

Para algunos roles, como las ventas, las metas son fáciles de desarrollar. Pero en otros puestos, esto puede ser mucho más retador ya que no son del todo obvias o cuantificables. Para superar esta situación piensa el escenario ideal en el que la persona realizaría un excelente trabajo que contribuya al bien de la empresa.

Al alinear las metas de la empresa con las de los empleados, y proveyendo visibilidad en tiempo real para permitirles saber su progreso, tanto tu empresa como tu fuerza laboral se verán beneficiadas.

 

Fuente:

https://www.entrepreneur.com/article/266351

Busqueda
Facebook
Twitter