Las personalidades que NUNCA debes contratar

En el momento de buscar colaboradores y personal para tu empresa, debes evitar estos tres tipos de personalidad en el momento de contratar. Te decimos cómo identificarlos desde la entrevista de trabajo y evitar que afecten tu negocio:

 

1. El narcisista

Uno de los tipos de personalidad más peligrosos en un lugar de trabajo es el narcisista. Es fácil cometer el error de contratar a alguien con narcisismo, debido a que por lo general son carismáticos e irradian seguridad en sí mismos. Sin embargo, los narcisistas tienden a manipular a los demás en la oficina, suelen ser irresponsables y se niegan a aprender de los errores.

De hecho, tienen algunas características parecidas a los psicópatas, según Robert Hagan, presidente de una firma de valoración de la personalidad en Oklahoma, Estados Unidos. “El problema es que un narcisista tendrá un buen desempeño en la entrevista. Pueden llevarse bien con quien sea. Pero en realidad todo se trata de ellos mismos”.

 

Cómo identificarlo: Un narcisista tiene un aire arrogante, así es que debes fijarte en el lenguaje corporal del candidato para descubrir cualquier señal de fanfarronería. Cuando le preguntes acerca de su experiencia trabajando en equipo, ¿se enfocan únicamente en sí mismos o hace alguna observación de desprecio hacia un miembro del equipo? Ésas son señales de peligro que puedes advertir cuando entrevistas a un narcisista.

2. El holgazán

Mientras que el comportamiento de este individuo es mucho más pasivo que el de un narcisista, es esta misma pasividad la que te volverá loco a ti y a tus empleados. La gente que es excesivamente floja cuando se trata de trabajar en equipo puede ser igual de dañina que la narcisista. Este tipo de personalidad es particularmente problemática en un negocio pequeño donde cada individuo cuenta.

 

Los holgazanes generalmente dejan que los demás hagan su trabajo por ellos y toman una actitud agresiva-pasiva en la oficina. Este comportamiento creará resentimiento en los demás que sienten que tienen que cargar más peso. “Es un golpe a la moral”, señala Howard. “Es extremadamente importante que la gente perciba que todos están haciendo su parte”.

 

Cómo identificarlo: Necesitas valorar el nivel de energía del candidato durante la entrevista. Para tener una noción de cuánta energía tiene una persona, presta atención no sólo a lo que dice, sino también a cómo lo dice. Howard sugiere llevarse al prospecto a por una taza de café en plena entrevista. Es una forma sutil para observar sus movimientos y ver si puede seguir tu paso.

 

3. El súper emocional

Mientras la mayoría de la gente puede controlar sus emociones durante una entrevista laboral, puede que esté conteniendo sentimientos agresivos, dice el psicólogo Michael Mercer. “Pueden actuar encantadores, aun siendo unos monstruos”, afirma. Las personas demasiado emocionales son reticentes a seguir las reglas, pesimistas y majaderos.

 

Éste es el tipo de empleado que golpea las puertas y se queja constantemente. El resto del personal sentirá que debe andar en puntitas alrededor de él, y esta negatividad explosiva puede ser contagiosa.

 

Cómo identificarlo: Incluso los candidatos muy emocionales evitarán quejarse durante las entrevistas. Pregúntale por qué no le gustaban su trabajo y jefe anteriores, y probablemente recibirás una respuesta ensayada. Pero si lo presionas pidiéndole dos ejemplos y lo retas a que sea más específico, harás que respondan espontáneamente. Fíjate en su reacción: ¿Se puso malhumorado cuando lo retaste o se enfocó únicamente en asuntos negativos? Ahí está tu señal.

 

Fuente: Entrepreneur

Sí, toda empresa necesita incluir a los millennials

A poco menos de un mes del sismo de 7.1 (#19S) grados que golpeó a la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Guerrero y el Estado de México, la sociedad mexicana e innumerables medios de comunicación colocaron su atención en el enérgico activismo de esta generación que, por mucho tiempo, fue tachada erróneamente de engreída, poco profesional y adicta a la tecnología. Hoy, eso quedó atrás, estos jóvenes dejaron el miedo y se unieron a las arduas tareas para remover los escombros e intentar salvar vidas.

De modo que, es momento de que las compañías se deshagan de la mala imagen que se le ha construido a la fuerza laboral joven para comenzar a detectar y cultivar los valores que esta generación ha demostrado tener, un buen manejo de estos aportes podría generar grandes beneficios dentro de cualquier organización. Pero ¿Cuáles son estas fortalezas y cómo podrían beneficiar a una empresa? Aquí te las presentamos las principales fortalezas que Bumeran.com, portal líder en bolsa de empleo ha detectado:

 

1. Los Millennials son eficaces y persistentes

En la encuesta “Los Millennials: fortalezas y debilidades” aplicada a más de 10,000 profesionales por Bumeran.com, se descubrió que esta generación posee una gran autopercepción, ya que un 29% consideró como su principal fortaleza a la eficiencia, mientras que el 26% aseguró ser persistente.

Y no están del todo errados ya que, a los millennials les gusta sentirse útiles y ocupados. Es por lo que, muchos de estos jóvenes, tienen un peculiar interés por ascender de posición rápidamente en sus centros laborales.

De modo tal, que los líderes de las compañías pueden orientar este interés de diferentes maneras, no necesariamente dándoles un nuevo puesto cada seis meses, sino involucrándolos en otras áreas y ofreciéndoles constantemente nuevos retos.

 

2. Innovadores y propositivos

Después de ser testigos del activismo que los millennials presentaron en la contingencia #19S, queda demostrado que esta generación es capaz de utilizar las nuevas tecnologías de una manera innovadora y propositiva para mejorar nuestro entorno.

“Usar la destreza tecnológica que poseen los jóvenes para desarrollar e implementar un proyecto laboral, puede marcar un antes y un después dentro de una organización. La creatividad de Millennials no tiene límites, son capaces de explotar la función de las redes sociales para informar, organizar o denunciar; son mentes innovadoras capaces de crear aplicaciones interactivas y páginas web con contenido único y gustan de comunicarse mediante video conferencias y accesos remotos”, indicó Roberto Esses, CEO de Bumeran.com.

Claro que aprovechar este recurso para beneficio de une empresa o marca requiere de trabajo, compromiso y dirección ya que, son los altos ejecutivos quienes dominan el camino que debe tomar cada estrategia para conseguir el objetivo deseado.

 

3. Son comunicativos y buenos trabajando en equipo

Los miembros de la generación “Y” suelen ser etiquetados como engreídos e intolerantes con la autoridad, sin embargo, diversos especialistas coinciden en que los millennials y los baby boomer, su generación anterior, se desarrollaron en sistemas sociales y educativos totalmente distintos, es por ello que puede existir una falta de comprensión entre ambos sectores.

A pesar de ello, esta generación dentro del ambiente laboral siempre respetará la retroalimentación de sus directivos o compañeros que muestren conocimiento y experiencia. Además, por su perfil crítico, aman los sistemas de comunicación abiertos en los que puedan expresar sus frustraciones, inquietudes y deseos.

Lo anterior, lejos de crear conflictos puede ser aprovechado por los líderes para fomentar la confianza entre grupos de trabajo y así evitar que cuando algo este saliendo mal, se lo guarden por temor a desinterés.

 

4. La generación “Y” destaca por su emotividad y solidaridad

Una encuesta titulada “Encuesta Millennial 2017”, elaborada por la consultoría Deloitte, revela que los millennials tienen un gran interés por estar involucrados en causas benéficas y en organizaciones sin fines de lucro, ya sea directamente o a través de oportunidades proporcionadas por las empresas con las que colaboran ya que, esto les ayuda a sentirse empoderados y capaces de influir en el mundo que los rodea.

Lejos de que las empresas se incomoden o alarmen con el sentimentalismo de esta generación, deberían preocuparse por crear un plan que fomente un clima laboral positivo y genere sentido de pertenencia entre empleados.

No todo es un buen sueldo y prestaciones superiores a las de la ley, los millennials generan lealtad con empresas que ofrecen un buen “salario emocional” y flexibilidad ante sus situaciones personales.

En resumen, queda demostrado que los millennials desean lograr cambios positivos en el mundo con su trabajo. De modo que, es momento de que las empresas e instituciones les brinden confianza y les den la oportunidad de demostrar hasta dónde pueden llegar.

 

FUENTE: Entrepreneur

Busqueda
Facebook
Twitter