¿QUÉ ES Y PARA QUE SIRVE EL COACHING LABORAL?

Existen múltiples técnicas para poder llevar a cabo el desarrollo y eficiencia de una compañía a su máxima expresión. Es habitual que en compañías grandes existan tanto empleados que den el 100% de su rendimiento como otros que no dan todo de sí por diversos motivos y factores, pero ¿Qué podemos hacer al respecto? La mejor estrategia para motivar a un empleado que no se encuentra cómodo con su puesto de trabajo es por medio del coaching laboral.

 

Cabe destacar que existen muchas formas de motivar a un empleado, ya sea formando equipos de alto desempeño, fomentando las clases de liderazgo e incluso con cosas tan sencillas como talleres de manejo del estrés y de la introspección. Sin embargo, la técnica más completa y la que se encuentra en auge en estos momentos es el coaching y no es para menos. A continuación, te hablaremos más acerca de esta técnica.

 

Coaching laboral, ¿En qué consiste?

Si nos tomamos la libertad de buscar en diversas fuentes la definición de coaching nos daríamos cuenta que son múltiples. Sin embargo, todas llegan a la misma misión: ofrecer a las personas las herramientas para que puedan desarrollarse de la mejor forma posible. Pero, una pregunta válida es, ¿Desarrollarse en qué ámbito? O, ¿Qué herramientas podemos ofrecerles? Estas son algunas dudas que responderemos más adelante.

 

Si el coaching general se encarga de ayudar a las personas a desarrollarse de la mejor forma posible en su ambiente, cuando nos referimos al coaching laboral, hacemos referencia específicamente a su ambiente de trabajo, teniendo en cuenta que no todas las personas se sienten cómodas en su ambiente de trabajo y siempre hace falta un mentor que los ayude a explorar todas sus destrezas en el área y motivarlos no solo para que mejoren su rendimiento laboral, sino también para que se sientan mejor como personas.

 

¿Qué tenemos que tener en cuenta para llevar a cabo el coaching laboral?

Existen múltiples factores que tenemos que tener en cuenta a la hora de llevar a cabo la técnica del coaching laboral, como son los siguientes:

  • No todos los empleados se sienten cómodos con su puesto de trabajo. Esto puede suceder porque se sienten incómodos con el ambiente en dónde lo desarrollan, el horario de trabajo, la remuneración y otros factores que pueden ser diversos.
  • Un empleado actúa de la mejor manera con las herramientas que posee y las posibilidades que tiene, recuerda que por más motivado o desmotivado que se encuentre, siempre dará lo mejor que tiene para ofrecer.
  • No somos poseedores de la verdad, aunque tengamos una concepción muy clara acerca de los hechos, tenemos que reconocer que la verdad es el compendio de diversos puntos de vista, por lo que es necesario conocer el punto de vista de la persona a la que se desea ayudar.
  • No siempre el desempeño del empleado tiene que ver con las condiciones que le ofrece la compañía. Su desempeño se puede ver afectado por agentes externos como su familia, su situación emocional o su situación de salud.

 

Empezando a emplear el coaching laboral

Como mencionamos anteriormente, el coaching laboral se puede emplear para cualquier cuestión que tenga que ver con fuentes laborales, puestos de trabajo e incluso el desempeño del liderazgo dentro de una compañía. Sin embargo, independientemente de para qué se esté utilizando la técnica del coaching laboral, está suele tener un enfoque general que va dirigido hacia: lo que deseo, lo que tengo, las posibilidades que tengo para cambiar mi escenario y cómo me veo dentro de unos años.

 

Tomando la premisa anterior, lo primero que debemos hacer para mejorar el desempeño de cualquier empleado es preguntarle qué es lo que le está incomodando en la labor que él mismo debe realizar. Una vez respondida esta duda (que vale la pena destacar que no todos tienen claro cuál es la fuente de su falta de desempeño) podemos empezar a emplear preguntas y charlas en las que él mismo haga una introspección para cambiar su realidad.

 

A continuación, ahondaremos más con las preguntas con un ejemplo concreto:

 

Daniel es un empleado del sector salud, específicamente se desempeña en la parte médica como un médico residente, es decir, hace guardias de 24 horas frecuentemente para poder atender a sus pacientes que se encuentran en estado de emergencia y para poder mantener a su familia. Sin embargo, últimamente el rendimiento de Daniel ha disminuido notablemente. Se queda dormido durante las guardias laborales, su jefe lo trata mal y ya no se siente a gusto con su trabajo. ¿Qué podría suceder en este caso?

 

Pues, el caso de Daniel es un caso muy común en el sector sanitario. Lo primero que debemos encontrar es la fuente principal del problema, que en este caso es que Daniel no está rindiendo en su trabajo. ¿Por qué no está rindiendo? Lo más seguro es que no esté dando su óptimo rendimiento porque se encuentra agotado de realizar guardias de 24 horas frecuentemente.

 

Si este es el caso, las preguntas que deberíamos hacerle a Daniel son las siguientes:

  • ¿Te sientes cómodo con la cantidad de guardias que llevas a cabo semanalmente?
  • ¿Cuántas guardias desearías hacer mensualmente?
  • ¿Cuánto dinero es necesario para mantener a tu familia?
  • ¿Qué puedes hacer para mejorar tu estilo de vida y seguir percibiendo el dinero necesario para mantener a tu familia?
  • ¿Cuáles son los aspectos que deseas de un puesto de trabajo?
  • ¿Cuáles son tus futuras aspiraciones?

Estas son solo unas cuantas preguntas que debemos hacerle a Daniel y que lo harán recapacitar, ya que lo importante es que él se sienta cómodo con su ambiente de trabajo y con él mismo. Una vez que logramos que mejore en su desempeño laboral, ya sea porque logra una mayor remuneración en las guardias o porque decide tomar menos trabajo, entonces veremos que su relación con su jefe va a mejorar y su felicidad y comodidad respecto a su puesto laboral va a aumentar.

 

Recuerda que el mayor capital que tiene una compañía es su capital humano. No importa el dinero que se tenga, la cantidad de bienes inmuebles que pueda tener o si tiene patentes propias. Lo que le da vida a cualquier empresa son las personas que trabajan en ella, por lo que hay que mantenerlas motivadas para lograr mejores resultados.

 

Fuente: Factorialhrs.es

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *