5 Consejos para mejorar la experiencia del empleado

En los últimos años, la experiencia del empleado se ha convertido en una prioridad estratégica para muchas empresas. Y no es para menos. Su correcta gestión puede apalancar los resultados del negocio al lograr un impacto positivo en el compromiso y la motivación del equipo para que su trabajo obtenga cada vez mejores resultados.

 

Van quedando en el pasado aquellas organizaciones donde la única preocupación era cumplir con las metas, así fuera a costa del bienestar del talento humano. En su lugar, ahora existen empresas con un interés generalizado por brindar las condiciones adecuadas para que el colaborador haga su trabajo, impulse su desarrollo y se sienta realizado.

 

Qué es la experiencia del empleado

 

La experiencia del empleado podría definirse como el acogedor cubículo donde se sienta a trabajar, la forma en que un gerente reaccionó a su solicitud de vacaciones o incluso puede ser la computadora que está desactualizada y que le impide trabajar de forma adecuada.

 

Los anteriores aspectos definen la experiencia del empleado, en inglés employee experience, que comprende todos aquellos elementos o factores tangibles e intangibles que influyen directamente en la experiencia de un colaborador mientras desarrolla sus labores.

 

Por qué es importante

 

La experiencia del empleado es vital para influenciar el nivel de satisfacción que sienten los colaboradores. Y sabemos que alguien contento con su trabajo estará más dispuesto a dar su mejor esfuerzo. Según el economista Jan-Emmanuel de Neve, las personas felices son entre un 7% y 12% más productivas.

 

Por otro lado, si el empleado tiene una buena experiencia en su trabajo gozará de un vínculo más fuerte con la empresa. Lo que fortalecerá su imagen como marca empleadora y mejorará la tasa de fidelización, entre otros indicadores. Una buena experiencia asegura que los empleados se sientan orgullosos de trabajar para usted.

 

Cómo mejorar la experiencia de los empleados

 

Para que pueda brindar una mejor experiencia del empleado en su organización, hemos incluido cinco consejos que puede seguir:

 

  1. Realizar un diagnóstico preliminar

 

Puede parecer predecible, pero antes de lanzarse a brindar incentivos e implementar cambios, lo más sensato es conocer a los empleados. Entender lo que caracteriza la experiencia del empleado en cada una de las áreas y familiarizarse con sus necesidades. A partir de esta lectura podrá empezar a definir cambios y áreas de mejora pensando en la siguiente pregunta: ¿cómo sería su experiencia ideal?

 

  1. Cuidar la cultura, la tecnología y el clima laboral

 

La experiencia del empleado se ve influenciada por tres factores: la tecnología, el clima laboral y la cultura organizacional. Lo ideal es tener un ambiente de trabajo agradable, iluminado y limpio. Así como disponer de espacios y actividades para que los empleados apropien los valores de la empresa y el estilo de liderazgo. Además de tener los elementos tecnológicos necesarios para hacer su trabajo.

 

  1. Crear un proceso de onboarding

 

El onboarding es el proceso que ayuda a los empleados recién contratados a aclimatarse a su nuevo lugar de trabajo y a ponerlos en línea con la estrategia y la cultura empresarial, con la comprensión del funcionamiento del trabajo, los procesos y las tareas que debe empezar a ejecutar.

 

  1. Ofrecer beneficios sociales en lugar de incentivos monetarios

 

Uno de los mayores atractivos para los empleados son los beneficios sociales. Aquellos que buscan mejorar la calidad de vida como los bonos de alimentación, financiación de estudios, tickets de gasolina, entre muchos otros. Esto permitirá a los empleados sentirse más valorados y productivos.

 

  1. Capacitar a los gerentes de primera línea

 

La gestión de la experiencia de los empleados no es una responsabilidad única del área de RR.HH. Los demás miembros de la empresa también deben involucrarse. Por ello es importante concientizar a los gerentes de primera línea, aquellos responsables de supervisar a los empleados en la ejecución de sus actividades, sobre la importancia de ser aliados del talento humano, evitando un estilo de liderazgo tóxico.

 

El bienestar de los empleados influye en su desempeño. De ahí la importancia de la experiencia  para aumentar el compromiso, mejorar el clima laboral y contar con un equipo dispuesto a darlo todo con tal de ayudar a la empresa a alcanzar las metas que se trazó en la estrategia. Al final, la experiencia del empleado no es más que fidelizar a su primer cliente: el empleado.

 

Fuente: Acsendo

7 tipos de juntas cero efectivas que debes evitar a toda costa

Para muchos negocios, las juntas rutinarias pueden no tener un verdadero enfoque o una agenda clara, lo que termina convirtiéndose en una pérdida de tiempo. Te compartimos siete graves pecados que debes evitar en cualquier reunión, así como algunos consejos para evitarlos.

1. Reuniones-rituales

En muchas empresas, las personas suelen reunirse simplemente por la costumbre de hacerlo. A esta junta la denominan la “reunión semanal”, por ejemplo, y se creen inquebrantables… aunque pocas veces resultan productivas. La realidad es que las reuniones que se hacen por costumbre en lugar de necesidad son aburridas, pues siguen un guion que todos conocen, y pocas veces arrojan ideas distintas o motivan a los presentes.

Tip: Primero, examina tu rutina. No tengas juntas a menos de que puedas definir específicamente por qué es necesaria y cómo va a ayudar en la organización. Asimismo, diseña una agenda y envíasela a los involucrados para que les dé tiempo suficiente de prepararse.

2. Reuniones-monólogos

Los directivos en las juntas suelen dar largos sermones y usan una aburrida presentación en PowerPoint. ¿La realidad? Un monólogo es una de las formas menos efectivas de enseñar, informar o motivar gente a la acción.

Tip: Motiva a tu equipo a hablar, compartir ideas y comentar acerca de lo que han escuchado. Si muestras una presentación en PowerPoint, hazla visualmente interesante y evita los textos largos.

3. Reuniones impuntuales

¿Cuántas veces no te ha pasado que te convocan a una junta, llegas puntual, y ésta empieza media hora después? Peor aún: comienza la reunión, algunas personas llegan impuntuales y se debe recapitular todo lo hablado para que estén al corriente. ¡Vaya falta de respeto por el tiempo de los demás!

Tip: Elige a un líder que sea organizado y firme, que deje que los impuntuales se pongan al corriente por su propia cuenta y que corrija el rumbo de una discusión si ésta se dispersa demasiado.

4. Reuniones-regaños

Uno de los clientes de Bradt, una compañía de guías de viajes, gastaba el 95 por ciento del tiempo de una reunión pidiéndoles a sus gerentes que explicaran por qué sus números habían bajado y sólo el 5 por ciento planeando estrategias futuras. No era de sorprenderse que todos los asistentes salieran de la junta con cara larga.

Tip: Usa el pasado como una plataforma para entender y planear acciones futuras, no como un medio para regañar a la gente. El poder de la inteligencia grupal debe usarse para evitar errores y avanzar.

5. Reuniones que interrumpen las horas productivas

Por alguna extraña razón, algunos jefes piensan que convocar una junta a mediodía es una excelente idea. ¡Nada podría ser menos cierto! Las juntas a media mañana interrumpen las horas más productivas de los empleados.

Tip: Agenda las reuniones en la tarde, cuando escapar del cubículo sea un alivio bien recibido por los empleados.

6. Reuniones que se realizan en ambientes insípidos

En la mayoría de las juntas, los empleados se reúnen alrededor de una mesa y se mantienen enfocados en el líder que se encuentra a la cabeza. Sin embargo, este formato inhibe las discusiones y las ideas creativas.

Tip: Convoca a tus empleados en un café o, mejor aún, crea salas de juntas divertidas.  Otra opción es pedirles que vayan a caminar; mientras caminas ves las cosas de una manera diferente, lo que estimula a las ideas.

7. Reuniones formales y rígidas

Pocos líderes de juntas tienen sentido del humor. El resultado es una habitación llena de empleados aburridos, tensos o deseosos de que la junta rermine.

Tip: Inicia la junta con música, un chiste o una anécdota interesante. En la era de YouTube y de iTunes, no hay razón paara no inyectar un poco de humor en una reunión para atraer la atención, desarmar la negatividad y generar entusiasmo.

 

Fuente: Entrepreneur

Cómo tratar a los empleados según su personalidad

En la mayoría de las compañías, los empleados pueden ser clasificados por dos tipos de personalidad: los extrovertidos, a quienes se les facilitan las interacciones sociales, y los introvertidos, quienes disfrutan pasar tiempo en solitario.

¿Cómo saber qué empleado tiene qué personalidad? Podrás deducirlo al observarlos en acción. La persona que constantemente está buscando a los demás para hablar y puede sacar conversación hasta en la máquina de café o que sugiere hacer sesiones de lluvias de ideas para resolver un problema probablemente sea un extrovertido. Mientras tanto, la que se mantiene en un rincón tomando notas suele ser introvertida.

Aunque los empleados varíen de acuerdo a sus fortalezas y preferencias, te decimos cómo puedes manejar a las dos personalidades para conseguir su mejor rendimiento.

Empleados introvertidos

1. Dales tiempo para pensar

Los empleados introvertidos suelen trabajar mejor cuando tienen tiempo suficiente para pensar en ideas o temas por adelantado, por lo que crear una agenda es una buena forma de incentivar su participación.

2. Dales espacio

Tener demasiado estímulo externo puede ser sofocante para ellos. Si no es posible que trabajen en una oficina cerrada, al menos asígnales un espacio tranquilo donde puedan refugiarse de vez en vez.

3. Planea reuniones tempranas

Debido a que los introvertidos suelen tener más energía en la mañana, intenta que las reuniones importantes sean a las primeras horas. En esos momentos aún no están cansados de tratar con gente. Si no puedes hacerlo, dales tiempo de planear y pensar antes de la junta.

4. Siéntete cómodo con el silencio

Cuando converses con los introvertidos, dales tiempo para responder y hazles preguntas. No le temas al silencio y no intentes cubrir todo momento con conversación. Evita que tú y el resto del equipo los interrumpan.

5. Busca su retroalimentación

Obtén respuestas e información de los introvertidos en formas que los hagan sentir cómodos. En lugar de esperar que tengan discusiones espontáneas sobre proyectos, búscalos de uno en uno. En las reuniones pide específicamente su opinión y dales la oportunidad de expresarse.

Empleados extrovertidos

1. Asigna trabajo en equipo

Los extrovertidos suelen desempeñarse bien en acciones de creatividad grupal. Sesiones de lluvia de ideas y otros métodos parecidos donde se reúne gente para pensar y resolver problemas son buenos ambientes para gente con esta personalidad. Ojo: evita que dominen las discusiones.

2. Déjalos expresarse

Los extrovertidos deben hablar para desarrollar su pensamiento. Para conseguir las mejores ideas de ellos, crea oportunidades donde puedan expresarse y discutir soluciones e ideas, dar retroalimentación y evaluar información.

3. Dales pistas corporales

Los extrovertidos también responden bien a las pistas no verbales y son buenos leyendo el lenguaje corporal. Cuando sostengas conversaciones con ellos, toma en cuenta tus expresiones faciales, tono de voz y otras formas de lenguaje corporal para dar a entender el mensaje que quieres.

4. Entiende su energía

Los extrovertidos típicamente necesitan más energía si han estado solos por un tiempo. Así que agendar las reuniones después de que la persona estuvo trabajando en un reporte o cuando ha pasado todo el día sentado es un buen momento para conseguir que se re energicen y compartan buenas ideas.

5. Permíteles interactuar con otras personas

Los extrovertidos suelen ser más hábiles en trabajos donde interactúen en persona con los clientes, asistan a conferencias o estén en ambientes donde hay mucha gente. Propicia este tipo de actividades.

 

Fuente: Entrepreneur

Los 5 momentos más adecuados para dar feedback a los empleados

Dar feedback. Un proceso que despierta odios y amores en los jefes por la dificultad que acarrea encontrar el momento y el tono adecuado para dar retroalimentación a los empleados.

 

Sin embargo, también sé que el feedback bien dado es una herramienta de gran poder. Pues representa una ocasión única para estrechar lazos con el empleado e inculcar en él los valores de la cultura organizacional. Cuando la retroalimentación se da en el momento oportuno, y se repite de manera frecuente, convierte a la empresa en un referente de crecimiento.

 

Por eso, voy a explicar aquí cinco situaciones que he encontrado como propicias en mi experiencia como CEO para brindar feedback. Veamos:

 

  1. Cuando un empleado comete un error

 

No importa el estudio o la experiencia, al final, todos podemos cometer errores en nuestros puestos de trabajo. Cuando tiene lugar alguna equivocación, lo primero que hago es averiguar la lección que produjo esta falta en el empleado e intento decirle algo del tipo:

 

Sé que te sientes mal por lo que ocurrió. Yo tampoco estoy contento con este error. Tienes el potencial para lograr mejores resultados. Por ello, quiero que entre ambos encontremos las lecciones que dejó esta equivocación y analizar lo que podrías hacer mejor la próxima vez para evitar que se vuelva a repetir.

 

  1. Cuando un empleado se ve poco comprometido

 

Es fácil notar la falta de compromiso en un empleado: presenta excusas, no ayuda a sus compañeros de trabajo, es distraído y demuestra su falta de entusiasmo en el desarrollo de sus funciones. En este caso lo más importante es conocer la causa y ofrecer ayuda para encontrar una solución:

 

No hablo solo por mí cuando digo que has estado un poco distraído y menos motivado de lo que solías estar. Me preocupa porque está afectando la calidad de tu trabajo. ¿Qué te hace sentir así y qué puedo hacer para que puedas estar satisfecho nuevamente con tus labores?

 

  1. Cuando un empleado difunde chismes y rumores

 

Los chismes crean un ambiente laboral lleno de malestar y desconfianza. En estos casos, el feedback es una herramienta necesaria para hacer frente a esta situación. Lo más importante es hacer caer en cuenta de su error al autor de estos rumores y pedirle que no vuelva a hacerlo:

 

Me he enterado de que has estado hablando de manera malintencionada sobre este tema en específico. Estoy desilusionado y lamento de verdad que pienses así. Quiero que sepas que siempre puedes hablar conmigo sobre tus inquietudes o molestias en vez de difundir rumores, pues crean un ambiente negativo.

 

  1. Cuando el desempeño de un empleado ha disminuido

 

Tras realizar una evaluación de desempeño, se pueden evidenciar un deterioro del rendimiento de un empleado. Si este es el caso, anímele a encontrar estrategias en conjunto, como un PID (Plan Individual de Desarrollo), para que el colaborador pueda volver al mismo nivel de desempeño que antes.

 

He notado algunos cambios en tus hábitos de trabajo durante el último mes. Sé lo productivo que eres y cómo trabajas para alcanzar buenos resultados, así que quiero saber si tienes problemas en los que pueda ayudarte para que tengas un mejor desempeño. ¿Qué dificultades has tenido en tu trabajo?

 

  1. Cuando un empleado alcanza las metas

 

Así como se señalan los errores y las áreas de mejora en las jornadas de feedback, también es importante que los jefes reconozcamos los logros y méritos alcanzados por los empleados para mejorar su compromiso. En estos casos, siempre intento decir algo como:

 

Estoy muy contento con el resultado que has alcanzado. Tu compromiso con la compañía es evidente y quiero reconocer tu esfuerzo. Me siento muy afortunado de tenerte en nuestro equipo y me gustaría ser partícipe de tu desarrollo laboral en nuestra empresa.

 

Fuente: Ascendo

La jornada intensiva aumenta la productividad y el compromiso con la empresa

La jornada intensiva que adoptan las empresas en la época estival ayuda a aumentar la productividad y el compromiso de sus trabajadores en verano y a conciliar la vida laboral con la familiar, según la consultora de transformación desde las personas, la Tecnología y la Innovación Watch & Act.

Desde la consultora afirman que no importa el número de horas que se trabaja, sino cómo se aprovechan. “Este tipo de jornada aporta muchas ventajas a las empresas y los trabajadores en una época en la que los empleados están pensando en las vacaciones”, explica Luis Fernando Rodríguez, CEO y director del área Personas y Equipos de Watch & Act.

Las empresas consiguen de esta manera aumentar el compromiso de sus trabajadores, ya que ven con buenos ojos el salir antes para conciliar el trabajo con su vida privada. Por otro lado, la productividad no bajará durante estos días, ya que el tiempo se aprovecha mejor.

 

Sin embargo, no es solo responsabilidad de los empleados, sino también de los directivos. Para conseguir el éxito de este modelo debe haber una implicación de los jefes que afectará de manera positiva a la productividad y con ello a los resultados de la empresa.

 

El modelo idóneo para conseguir que la productividad aumente es que se cubran una serie de horas al día. Es decir, que el empleado pueda elegir si entra a primera hora de la mañana o media mañana y esté trabajando durante las horas fijadas. “Cada empleado tiene diferentes momentos en los que encuentre su propio periodo de máxima productividad”, comenta Rodríguez.

 

Uno de los puntos fuertes de esta medida veraniega es el trabajo desde casa. Los trabajadores pueden escoger dónde trabajar, eligiendo un lugar donde su productividad se vea afectada positivamente. “Que el empleado pueda elegir dónde rendir constituye, de por sí, una responsabilidad que valora al tener unos horarios mucho más flexibles”, afirma el CEO. Además, muchos empleados achacan su falta de productividad a que en su puesto de trabajo no se pueden concentrar.

 

Los puntos negativos de la jornada intensiva

 

Si un empleado trabaja desde casa estará más cómodo y ahorrará en tiempo y dinero en el desplazamiento. Sin embargo, no tendrá contacto con el resto de los compañeros, que es “muy útil a la hora de compartir ideas y momentos de relajación”, especifica el CEO. Esto es un inconveniente para las empresas que quieran implantar una cultura multidisciplinar entre sus empleados.

 

Este horario puede tener otro inconveniente como no controlar los tiempos de trabajo pudiendo llegar a tener más distracciones, si no se crean esquemas claros de trabajo.

 

Fuente: rrhhDigital

Microemprendedores panameños se destacaron en premiación Premic 2017-2018

B/. 34,200 en premios se otorgaron en la décima edición del Premio Citi Microempresa para el Desarrollo – PREMIC 2017-2018, un proyecto que la Fundación Citi realiza en 32 países a nivel mundial y que busca crear conciencia sobre la importancia e impacto del sector micro financiero en la economía y promover el desarrollo de la base microempresarial.

 

 

Fuente: panamaon.com

5 pasos para convertir el fracaso en triunfo

Cuando Steve Blank apareció en la portada de la revista Wired hace nueve años, se esperaba que su empresa de aquel entonces, Rocket Science Game, revolucionara la industria de los videojuegos. Y no dejaba que el escepticismo y las críticas le afectaran. “Creía que era un genio”, dice Blank. Tres meses después, cuando llamó a su madre para decirle que estaba a punto de perder USD$35 millones, ya no se sentía tan genio.

 

“Tuve que tomar muchas decisiones, incluyendo la de tener que renunciar”, afirma. “Aprender de aquel fracaso fue una de las mejores experiencias de mi vida”. Y sí que aprendió. En 1996, Blank fundó la startup E.piphany, que consiguió USD$1,000 millones en inversión.

 

De acuerdo a Blank, en los últimos 10 años la cultura emprendedora se ha convertido en ‘amiga’ del fracaso. Emprendedores seriales en el Silicon Valley pasan de un negocio fallido al siguiente, y empresarios multimillonarios como Richard Branson expone sus fracasos tanto como sus éxitos. Aun así, “a nadie le gusta fracasar”, dice Blank. “Estamos hechos para el éxito”.

 

¿Pero y si realmente pudieras usar el fracaso como un escalón para tener éxito? Te compartimos cinco claves para lograrlo:

 

1. Llama al fracaso de otra manera
¿Cuándo fue la última vez que alguien fue contratado para una posición importante sin experiencia? Para los emprendedores seriales, “experiencia” es otra palabra para decir “fracaso”, según Blank. Al etiquetar un esfuerzo fallido como una oportunidad para aprender, lo estás poniendo bajo una luz positiva que te permite añadir credibilidad como emprendedor.

2. Usa el fracaso como un escalón
Con cada fracaso, identifica lo que sabes que hiciste mal y sé consciente de ello para no repetir tus mismos errores. Esto te llevará un paso más cerca del éxito, dice Steve Siebold, consultor que trabaja con emprendedores para crear pensamiento crítico.

 

“Nunca he escuchado a un empresario millonario diciendo que acertó a la primera”, dice Siebold. “Conforme más grandes son, comúnmente, más han fallado”.

 

3. No fracases solo
A la mayoría de los emprendedores les gusta iniciar su aventura en soledad. Pero si cometes un error tú solo, también será más difícil determinar qué salió mal. Tener un socio al que respetes y en quien confíes puede convertir cada fracaso en una oportunidad para colaborar. “Un buen socio puede ayudarte a determinar qué no hacer la siguiente vez”, dice Karl Baehr, director de la universidad enfocada en el emprendedurismo, Emerson College.

 

4. No escondas tus fracasos
En primer lugar, siéntete orgulloso de haber sido lo suficientemente valiente para tomar el riesgo. Al ser abierto sobre tus errores, te abres a aprender de los demás.

 

El mentor de Baehr, Walter Hailey, dueño de una aseguradora, tomaba un paseo diario a las cinco de la mañana con un grupo de amigos cercanos para hablar de ideas, éxitos y fracasos. “Para cuando regresaban a sus casas, tenían la solución”, dice Baehr. “Tenían un plan para resto del día”.

 

5. Redefine lo que quieres
Cambia el enfoque y la razón por los que iniciaste el negocio. “Revisa tus motivadores emocionales. Recuerda que somos creaturas emocionales y que la lógica no nos motiva”, afirma Siebold, quien lanzó cinco negocios fallidos seguidos antes de crear su firma consultora actual. Para Siebold, su motivador era llegar a ser millonario un día, meta que alcanzó a los 31 años. “Debes estar claro en lo que quieres”, dice. “La pregunta debe ser: ¿Qué tanto lo quieres”.

Fuente: Entrepreneur

 

10 razones para trabajar en equipo

Los grandes triunfos no los consigue un solo jugador; sino un equipo. Ya lo decía Michael Jordan: “El talento gana partidos, pero la inteligencia y el trabajo en equipo ganan campeonatos”. Y la frase de este gran basquetbolista es completamente cierta.

 

¿En tu empresa trabajan en equipo? ¿Confías en tus colaboradores y empleados para lograr las metas? ¿Todos están en la misma página y trabajan por un mismo objetivo? Si aún no adoptas una verdadera cultura de colaboración, te decimos por qué debes hacerlo hoy mismo:

 

1. Porque se complementan las habilidades y los talentos. Cuando tienes un equipo de trabajo diverso y bien enfocado, se pueden disminuir las debilidades y potenciar las fortalezas. Busca gente distinta que esté dispuesta a cooperar y trabajar por un mismo propósito.

2. Porque se completan más rápido las tareas. Si todos trabajan en un mismo proyecto, apoyándose mutuamente, el tiempo invertido en una tarea es mucho menor. El trabajo en equipo es clave para la productividad en una empresa.

 

3. Porque confías y te vuelves confiable. La confianza es el ingrediente básico del trabajo en equipo. Si confías en tu personal y ellos en ti, es mucho más fácil alcanzar las metas y resolver problemas.

 

4. Porque aumenta el sentido de pertenencia. Si una persona se siente parte de un equipo, es más probable que sea leal a la empresa. Esto disminuye la rotación de personal y aumenta la motivación.

 

5. Porque es gratificante para todos. Nada se siente mejor que un abrazo o un “high-five” de celebración cuando se cumple una meta de ventas o un proyecto es exitoso. Estos sentimientos compartidos son imprescindibles para que una persona se sienta feliz profesional y personalmente.

 

6. Porque no estarás solo. Cuando tienes un equipo en el que confías, nunca te acecha la soledad. Puedes compartir con ellos tus ideas, alegrías y tristezas.

 

7. Porque únicamente así se alcanzan las metas. Muchas cosas no las podrías lograr si no tuvieras el apoyo de un equipo. Por eso, es esencial que desde el principio elijas a las personas correctas que aporten a tu cultura y estrategias de negocio.

 

8. Porque de esa manera aprendes más de ti. El trabajo en equipo ofrece un importante aprendizaje individual. Cuando realmente todos colaboran, cada miembro sabe para qué es bueno y en qué áreas necesita ayuda.

 

9. Porque puedes resolver mejor los conflictos y encontrar nuevas ideas. “Dos cabezas piensan mejor que una”… ¿y cómo pensarán 5, 10 ó 15? Para encontrar soluciones a tus problemas nada mejor que compartirlos con los demás miembros de tu equipo y pedir que aporten ideas.

 

10. Porque es mucho más divertido. Por último, pero no menos importante, está el factor de disfrutar lo que haces. Procura que en tu equipo haya buena comunicación y sana convivencia; ayudará a hacer más fácil y disfrutable cada proyecto.

 

Fuente: Entrepreneur

Presentan informe sobre la situación del mercado de trabajo en Panamá

La República de Panamá, a través de la Unidad de Inteligencia del Mercado Laboral (UNIMEL), con la asistencia técnica de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentaron el “Informe de la Situación del Mercado del Trabajo Panameño 2017”, con el cual se brindan detalles sobre su comportamiento y la dinámica del empleo juvenil.

 

Fuente: panamaon.com

Dulcidio De La Guardia reitera que Panamá seguirá creciendo en 2019

En su última conferencia de prensa como ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia  reiteró que la economía panameña es la de mayor crecimiento de la región con un promedio anual de 5%, superando el 1% que registra la región.

 

De La Guardia –quien dejará el cargo el 1 de julio– indicó que la inflación continuará alrededor del 1% como ocurrió el año pasado.

 

El titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) señaló que es importante que la Asamblea Nacional inicie el debate del proyecto sobre evasión fiscal para que el país no vuelva a caer en listas negras.

 

“Panamá seguirá creciendo y en 2019 la tasa será de 6.5% en parte a la puesta en operación de la mina de cobre”, señaló De La Guardia, quien recalcó que seguirá apoyando la gestión del presidente Juan Carlos Varela.

 

Fuente: LaPrensa

Busqueda
Facebook
Twitter